ANGEL CABRERA

C. C. MONCLOA-ARAVACA, Plaza de Moncloa, 1. Madrid

 

Nacido en la cordobesa Villa del Rio, patria chica de los artistas Pedro Bueno y Tomás Moyano, al influjo de los cuales, Ángel Cabrera, hizo germinar su innato don para el dibujo, que cultivó y desarrolló tempranamente en la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba, para en 1959, ingresar en la Escuela Superior de Santa Isabel de Hungría sevillana.

Esta muestra, comisariada por M. Ruiz Berrio, recoge obra de dos periodos diferentes del iter artístico del pintor:

Una primera, que descubre a un “pintor decidido a ser continuador de la tradición ascética de la mejor pintura realista española, que confería a lo real una categoría suprema”, según lo define Francisco Zueras en el catálogo de la exposición. Y es que, en efecto, las composiciones de Ángel Cabrera, son conformes al paradigma del realismo español, que tiene, sobre todo en los bodegones, a Sánchez Cotán como referente, con sus connotaciones tenebristas y el empleo artificioso de la luz dentro del espacio plástico. 

 

Tanto sus bodegones, como sus retratos, que se construyen sobre un dibujo potente y elaborado, el artista consigue dar a sus composiciones un ambiente de alto grado de lirismo que conmueve e inquieta serenamente, transportando las impresiones recibidas al terreno de los sueños, mediante el estudio de calidades y luminosidades, conseguidas con la aplicación del color, hecho con oficio y conocimiento.

Cabrera pone en valor la importancia del oficio. Su trabajo es concienzudo a la búsqueda de su arquetipo, de forma tal que, poniendo la técnica al servicio del espíritu, consigue unos resultados donde la belleza, la armonía y la lírica se hacen significativas.

Sus cuadros son porciones de la cotidianidad elevadas al podio de lo bello, de lo perenne, que los convierte en intemporales y permanentemente comprensibles, en los que existe una minuciosidad en el dibujo que se aproxima al hiperrealismo.

Pero “no es la suya una interpretación de la realidad que se detenga únicamente en la reproducción mimética, sino que introduce ciertos tonos de su subjetividad, que dan realce lírico a la obra”, según acierta a explicar Camino R. Sayago en el catálogo de la Bienal de Arte de Villa del Río.

Un segundo periodo está representado por cartones pintados con técnica mixta, que presenta Cabrera bajo el título de “Serie Impulsos”, en los que, con composiciones acuarteladas en planos transpuestos que presentan cierta paronomasia formal con el cubismo, desarrolla una pintura más idealista y retirada del realismo, en la que el simbolismo alcanza su máxima definición, buscando en sus figuras la expresión esencial, retirando de las mismas todo elemento accesorio, que pueda distraer la atención de lo fundamental, de lo emocionante, de lo poético.

Pintura al margen de modas y tendencias, que expresa su propia intimidad, sus sentimientos, emociones y estados de ánimo, basada en su conocimiento y desarrollo del dibujo.

Así las formas se simplifican, en una acción de supresión radical, y es el color el que se enseñorea de la obra, haciendo suyo el pensamiento de Hans Hoffmann, de que “el talento de simplificar significa eliminar lo innecesario para que así pueda hablar lo necesario”, llegando finalmente a la abstracción, cerrando de esta forma el círculo vital de su llamada a la pintura, que muchos artistas de la postmodernidad han recorrido, como si de una pulsión cuasi fatal se tratara.

Y es que, como Rilke señalara, el artista debe afrontar ir hasta el extremo insuperable de la experiencia, para hacer posible la aparición de la obra de arte.

 

 

BENITO DE DIEGO GONZÁLEZ

Miembro de la Asociaciones Internacional, Española y Madrileña de Críticos de Arte

www.domusdidaci.blogspot.com.es

15/04/2018

VISITAS AECA

2204617
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
899
1052
6587
2174277
39660
56032
2204617
Our website is protected by DMC Firewall!